Gramáticas, mecanismos y mentes

00:00 / 19:35

El supuesto más elemental del internismo chomskyano es el siguiente: el lenguaje externo, esto es, el conjunto de las emisiones bien formadas en una lengua cualquiera, se corresponde con un conjunto infinito que no podemos enumerar; por tanto, la tarea del lingüista debe orientarse al “mecanismo interno que caracteriza al conjunto” [1]. El mecanismo en cuestión contiene una descripción del lenguaje, o gramática, con que inspecciona cualquier emisión que se someta a su escrutinio. Se dice que caracteriza el conjunto si el mecanismo reconoce las secuencias que pertenecen al lenguaje y solo las secuencias que pertenecen a él [2]. Ahora bien, ¿en qué tipo de justificación se apoya la atribución al organismo humano de un mecanismo tal?

De entrada, debe quedar claro que no encuentro objeción de principio alguna a la postulación de mecanismos internos al organismo humano (el organismo humano, de hecho, está lleno de sistemas que soportan este tipo de caracterización explicativa) [3]. Lo que debemos cuestionarnos es si se justifica la atribución de un mecanismo con el tipo de autonomía, especificidad de dominio y especificación en las señas de identidad genéticas de la especie humana que Chomsky le atribuye. Es decir, una mecanismo gramatical. De entrada, la idea tiene una carga teórica tan pesada, que parece el tipo de opción a la que deberíamos acudir únicamente en un escenario de masivo rechazo de opciones basadas en otros recursos independientemente justificados.

La idea de confiar a un mecanismo dotado de una gramática la caracterización de un conjunto de expresiones que no se deja enumerar la basa Chomsky en la teoría de la computabilidad que debemos a las mentes de Turing, Post o Gödel, entre otros. Gracias a ellos, la idea de que un mecanismo finito pudiera computar algorítmicamente todos los componentes de un conjunto infinito de secuencias adquirió definitivamente inteligibilidad [4]. Así, la idea de “gramática” como descripción algorítmica, o intensional, de un conjunto de secuencias bien formadas permite trascender la simple enumeración, es decir, en términos puramente extensionales, como forma de presentación del conjunto. La finitud del algoritmo gramatical, además, viabiliza su implementación en una máquina virtual y, en último término, su realización en un mecanismo físico. 

Hasta aquí, hemos ido transitando desde lo infinito a lo finito y desde lo abstracto hasta lo físico. Sin embargo, ¿se nos ha dicho algo sobre la transición desde lo externo a lo interno al individuo? No, realmente.

Chomsky atribuye la idea de la interiorización del mecanismo gramatical a la intuición del lingüista Otto Jespersen, expresada particularmente en un puñado de afirmaciones del primer capítulo de La filosofía de la gramática [5]. Jespersen se declara allí un internista, en efecto, que aboga por una lingüística psicológica, aunque con una visión de la implantación del lenguaje en la mente considerablemente distante, radicalmente distante, a la de Chomsky [6]. La principal diferencia, de hecho, se corresponde, en realidad, con una brecha abismal entre uno y otro. Dice Jespersen que la frase que el hablante crea en una ocasión particular “puede ser diferente, o no, en uno o más aspectos de todo lo que haya podido oír o pronunciar antes” (p.11). Sin embargo, añade, “eso es algo que carece de importancia para nuestra investigación” (p.11), cuando para Chomsky es, sin la menor duda, la propiedad definitoria central del lenguaje y el motivo principal para investigarlo. Para Jespersen, además, lo que el hablante “transpone mentalmente” (p.10) al lenguaje exteriorizado son “tipo[s] cuya existencia en el subconsciente del hablante es el resultado de haber oído muchas frases que presentaban rasgos en común” (p.12). Subraya que el hablante “va construyendo gradualmente sus frases” (p.21), pero resulta claro que el proceso al que hace referencia es el de introducir diferentes unidades fijas que el hablante puede localizar en posiciones dadas dentro de unos tipos constructivos básicos, así mismo fijos, como en un modelo de gramática de construcciones [7]. Por lo demás, hablar no deja de ser la aplicación de “hábitos a nuevas situaciones” (p.23). Una visión, por tanto, no demasiado lejana a la radicalmente repudiada por Chomsky por basarse en hábitos y en procesos generales de formación de hábitos, como la analogía, el condicionamiento, etc. [8].

En definitiva, Chomsky adopta más o menos justificadamente (1) la posición algorítmica de la teoría de la computación (que, como tal, trabaja con abstracciones matemáticas) y (2) la posición internista de Jespersen (quien, en primera persona, está rotundamente lejos de una posición algorítmica o computacional). Esto significa que, en el fondo, Chomsky debe alguna justificación suplementaria para su internismo computacional basado en un mecanismo gramatical, es decir, autónomo, específico de dominio y especificado en el sello genético de la especie.

NOTAS

[1] Chomsky, Noam. 2019. The UCLA Lectures. lingbuzz/005485, p.5. Haré uso habitual de este texto como certificación de la vigencia de ciertas ideas tradicionales de Chomsky en el momento en que escribo.

[2] Balari, Sergio. 2014. Teoría de lenguajes formales. Una introducción para lingüistas. Bellatera, Barcelona: UAB & CLT. 

[3] Bechtel, William. 2007. Mental Mechanisms. Philosophical Perspectives in Cognitive Neuroscience. New York: Taylor and Francis.

[4] Chomsky, Noam. Op. cit., p.11.

[5] Chomsky, Noam. Op. cit., p.11.

[6] Jespersen, Otto. 1924/1975. La filosofía de la gramática. Barcelona: Anagrama.

[7] Goldberg, Adele E. 1995. Constructions. A Construction Grammar Approach to Argument Structure. Chicago, IL: The University of Chicago Press.

[8] Chomsky, Noam. Op. cit., p.1 y p.6.

___________

 

La música que acompaña a este texto es obra de Caterina Barbieri ("Pinacles of you", del álbum Ecstatic Computation, 2019), Broadcast ("Michael a Grammar", del álbum Tender Buttons, 2005). Turing Machine ("Slave to the Algorithm", del álbum What Is the Meaning of What, 2012) y, de nuevo, Broadcast ("Papercuts", del álbum Noise Made By People, 2000). La lista es de perropampa.

 
 
 
 
 
 
 
 

libros imaginarios

88x31.png

© 2021 by Guillermo Lorenzo. Created with Wix.com