Justificación: ahora o nunca

So to begin with, we have to clarify some basic questions, but highly contested questions about what the field is about. What’s the nature of the enterprise? I’ve personally always found it helpful to rethink these matters over and over. I hope you will too.

Noam Chomsky, The UCLA lectures, p. 3

Un racionalista amaestrado será obediente a la imagen mental de su amo, se conformará a los criterios de argumentación que ha aprendido, se adherirá a esos criterios sin importar la confusión en la que se encuentre, y será completamente incapaz de darse cuenta de que aquello que él considera como "la voz de la razón" no es sino un post-efecto causal del entrenamiento que ha recibido.

Paul Feyerabend, Tratado contra el método, p. 9

En 1990 recibí la beca de Formación de Personal Universitario que me adscribía al área de conocimiento de Lingüística General de la Universidad de Oviedo. Treinta años después, a finales de 2020, someteré a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad la evaluación de mi quinto sexenio de investigación. Si es valorado positivamente, habré completado tres décadas de investigación ininterrumpida en lingüística teórica oficialmente provechosas. No puedo dejar de sentir una íntima satisfacción por ello. Sin embargo, el momento me parece aún más oportuno para reflexionar, personal y oficiosamente, acerca de qué creo entender, entender hasta cierto punto o no entender en absoluto acerca del lenguaje.

Hoy contemplo los treinta años de investigación que preceden a esta reflexión como una especie de inversión de mi trabajo de cara a objetivos como la estabilización laboral, una cierta progresión en la carrera asociada a mejoras retributivas y la satisfacción de un cierto reconocimiento por parte de otros compañeros de ocupación. Son, sin duda, metas legítimas. Son, también, metas que nos desvían en buena medida del interés que uno pueda sentir profundamente por comprender mejor aquello sobre lo que trabaja. Este extenso escrito pretende ser, por tanto, una forma de verdadera reflexión radical, al margen de cualquier interés ortogonal, sobre lo que verdaderamente creo entender y no entender acerca del lenguaje, sin ánimo de que se acomode a ninguna expectativa de aceptación o a cualquier formato de publicación estándar. 

Durante la mayor parte de esos treinta años, he sido un internista chomskyano al uso, sin mayores motivos de contestación salvo en pequeños motivos del análisis formal, insignificantes en el cuadro general de la teoría. Dejando de lado, por ahora, que este tipo de adhesión ciega ha ido dando paso en tiempos más recientes a un visión más crítica, e incluso heterodoxa, del sistema de pensamiento chomskyano, lo cierto es que son muchísimos los dogmas del tipo de lingüística que siempre he practicado que hoy me inspiran una reconsideración radical. Es cierto que una actitud reflexiva radical puede ser entorpecedora, si de lo que se trata es que articular, hacer progresar y poner a prueba una visión consistente sobre esa escurridiza dimensión del mundo que es el lenguaje. Pero continuar encerrado en lo que, a la larga, he ido sintiendo cada vez más como un laberinto o una compleja articulación de laberintos, no es algo que me inspire actualmente una especial apetencia. Es más, la apetencia que siento es la contraria. Si no la satisfago ahora, ¿cuándo lo haré? Dentro de poco más de quince años, perderé la condición que me acredita para hacerlo con el marchamo de “experto”.

 

Ahora o nunca.

libros imaginarios

88x31.png

© 2021 by Guillermo Lorenzo. Created with Wix.com