Puntos de vista

Actualizado: hace 6 días

Con el fin del período lectivo, y una vez vacunada la mayoría de la población de más de treinta años, la situación permite y recomienda un cribado masivo de la población más joven. Se identifican aproximadamente mil casos de infectados asintomáticos. Si actúan responsablemente, pasarán los correspondientes diez días de cuarentena, se someterán a nuevas pruebas PCR y, en la mayoría de los casos, volverán a la vida normal después de haber evitado ser propagadores del virus durante el aislamiento.



Con el fin del período lectivo y la relajación de las medidas de distancia social, los jóvenes se adueñan de los espacios públicos para celebrar botellones sin ningún tipo de autocontrol. Un cribado masivo en esta franja de población, aún sin vacunar, saca a la luz más de mil positivos asintomáticos. Urge articular nuevos instrumentos legales para garantizar un cumplimiento estricto de las cuarentenas (¿prisión domiciliaria?) y una movilidad posterior responsable (¿libertad condicional? ¿sistemas electrónicos de geolocalización?).