La música de la lluvia al caer

Oviedo 22.02.2020

 

Dentro de pocos días hará un mes que nos dejó David Roback (Los Angeles, 4.04.1958-25.02.2020). Es probable que para sentir la onda de emoción y agradecimiento que algunos sentimos al evocar su nombre sea necesario tener una cierta edad (algo así como medio siglo) y haber vivido con alguna curiosidad la música que en los ochenta nos llegaba desde los Estados Unidos. En los ochenta todo estaba un poco más lejos y era mucho más lento. Descubrir a ciertos artistas tenía mucho de golpe de suerte y seguirlos era una tarea mucho más esforzada que ahora. Situémonos: América del Norte, Costa Oeste, Los Ángeles, CA. Un grupete de amigos consigue generar una onda expansiva de revivalismo psicodélico. Algunos nombres clave: The Three O’Clock, The Bangles (sí, las posteriormente ultrafamosas The Bangles, pero esa es otra historia), Green on Red… El principal referente que nos ha quedado de todo aquello tal vez sea The Dream Syndicate, la banda del aún activo Steve Wynn. De todos modos, nada comparable a la dimensión de lo que ocurría paralelamente en la Costa Este. Supongo que serán muchos más los que levanten la mano si pregunto quién conoce a R.E.M. y a Michael Stipe. Sucedía más o menos lo mismo en los propios Estados Unidos (Costa Este) de los primeros años noventa, donde los últimos sonaban por todos los rincones y a los chicos de Wynn los predicaba algún muchacho extranjero despistado por aquellos campus de dios. Con todo, el encanto de lo que recibió entonces y sigue recibiendo ahora el nombre de Paisley Underground [1] es, sin duda, superior .

 

 

 

Si es posible situar a algún otro artista, además del mencionado Wynn, en el centro mismo de la ola Paisley, ese es, sin duda, David Roback. El primer grupo asociado a él al que conseguimos poner nombre, The Sidewalks, lo formó en sus años colegiales en Minnesotta junto a su colega de estudios Matt Piacci y a su hermano Stephen (Roback). Hoy, no era así en los años ochenta, nos es posible escuchar, tras una simple búsqueda y un golpe de botón, la rabiosa energía de aquella banda. También entender que aquel no era exactamente el camino que le interesaba explorar a Roback. La entrada en ese camino tuvo lugar de la mano de Susanna Hoffs, a su vez componente de las originales The Bangles, con quien formó The Unconscious, también junto a su hermano Stephen. De la época Unconscious es la canción ‘What’s she done to your mind’, pieza que grabó y autoeditó (Llama Records, 1982) ya con la denominación Rain Parade. Toda una poética introductoria del estilo Roback. En sus propias palabras: “We wanted to play very soft music”. Pocos lo han hecho mejor. La canción vuelve a aparecer en el primer LP del grupo, Emergency Thrid Rail Power Trip (1983), un disco al que no le sobra un único segundo. Es, junto con el mini LP Explosions in the Glass Palace (1984), lo mejor del grupo. También de lo mejor de la música de los ochenta. Y de lo mejor de la música popular de siempre.

 

 

 

 

 

Entregado desde entonces a una constante exploración de la lentitud en que puede llegar a encarnarse la música, su espíritu necesitó transitar por diversas transformaciones sutiles de la frágil sonoridad que perseguía. Junto a Kendra Smith, componente original de The Dream Syndicate, forma el dúo Opal, uno de los grupos tal vez más injustamente infravalorados de la música popular del siglo XX. Opal nos dejó un LP fascinante, Happy Nightmare Babe (1987), unos no menos fascinantes Early Recordings (1989), y varias cosas sueltas. Hace unos años, no muchos, encontré en una tienda de discos de Ámsterdan una copia del 7” Fell from the sun (1984), que grabaron con el nombre Clay Allison, y el maxi Northern Line (1985). Al dirigirme a la caja, el propietario de la tienda (probable pariente del vendedor de comics de Los Simpsons) me preguntó si había encontrado algo que me hubiese hecho feliz (con estas palabras, en inglés). Le respondí que vaya si lo había encontrado, y que, si no le parecía mal, me gustaría darle un abrazo. Nos abrazamos (corrían otros tiempos). Después le expliqué qué discos eran aquellos. Sí, le sonaban vagamente los Rain Parade.

La historia de Opal fue efímera. O eterna, según se mire. Kendra se fue, pero apareció Hope. Sí, Hope Sandoval, con la que había formado parte del grupo de música folk Going Home. David no podría haberse tropezado con nadie mejor para ralentizar y eternizar su psicodelia hasta lo inimaginable. Ni para sintetizar en la imagen de un cuerpo humano, el de Hope, la esencia de su música. Había nacido Mazzy Star. Los tres discos que grabaron entre 1990 y 1996 son… ¿cómo decirlo? Difícilmente creíbles. Uno los escucha una y otra vez y siente lo mismo: esa música no existe, no puede existir. Innecesariamente, pero sin ofender a su pasado, renacieron en 2013. Hope Sandoval (con The Warm Inventions) nos ha dejado, hasta la fecha, otros tres fantásticos discos. 

¿Qué más debemos a David Roback? Su participación en esa encantadora súper-banda Paisley llamada Rainy Day (maravilloso su disco epónimo de 1984) o su trabajo como productor (parcial) del gran segundo álbum de Beth Orton (Central Reservation, 1999). No creo que haya que alegar nada más para sentir el más profundo de los profundos agradecimientos.

David falleció (la fuente es su madre) de un cáncer con metástasis. Dios quiera que no haya sufrido. Gracias por todo, David, aunque decirlo así suene a tan poco.

 

perropampa™

What's She Done to Your MindThe Rain Parade
00:00 / 02:57
Hear the Wind BlowOpal
00:00 / 03:01
Fade Into YouMazzy Star
00:00 / 04:56
Blood Red RiverBeth Orton
00:00 / 04:15
stop.jpg
0019094564_100.png
igloo.jpg
back to the igloo
love-record-stores_logo_1.png
CC.png

Esta es una licencia de cultura libre.

© 2021 by Guillermo Lorenzo. Created with Wix.com